Avioneta de los Wolter estuvo un año en taller y aterrizó de emergencia en 2023

Ya se cumplieron 72 horas de la caída del avioneta de los Wolter, una King 200 modelo BE20, en el Golfete del Zulia y aún se desconocen las causas que ocasionaron el trágico accidente que cobró la vida de ocho personas.

En el mundo aeronáutico las investigaciones sobre este tipo de tragedias resultan complejas y lentas; sin embargo, tanto en redes sociales como en grupos de WhatsApp algunos pilotos y especialistas en el área conversaron y analizaron las posibles causas, y apuntaron principalmente a las condiciones climatológicas y posibles decisiones humanas erráticas.

La noche de este viernes, en un Live moderado por la capitana María del Mar Dosil en su cuenta de Instagram, en el que participaron Enrique Martin Cuervo y Miguel Guevara, expertos en materia de seguridad aeronáutica, se conversó sobre lo que pudo haber ocurrido con el avión siglas YV3296, que cubría la ruta Maracaibo-Porlamar.

Expusieron, siempre con un tono responsable, algunas de sus apreciaciones ante esta tragedia que enluta a las familias de Germán Wolter y el piloto Bernardo Azócar, y se abstuvieron de ofrecer conclusiones definitivas sobre lo que pudo haberse suscitado.

Durante el Live, la capitana Dosil reveló que la avioneta de los Wolter estuvo un año completo en el Taller Metropolitano (…). “Estuvo un año inoperativo».

También, Martín Cuervo señaló que «ese avión tuvo un aterrizaje de emergencia ahorita en el 2023». Sin embargo, advirtieron que se trataba solo de referencias de lo que fue la reciente vida útil del avión y no de las causas del siniestro.

Hipótesis del siniestro de la avioneta de los Wolter

Acerca de sus hipótesis sobre de la caída del avión, cada uno de los panelistas expuso su opinión. En palabras de Dosil, el vuelo nunca se debió realizarse debido a las condiciones climatológicas que atravesó el Zulia, en horas de la tarde de este viernes.

«Yo creo y con muchísimo pesar lo digo, que ese despegue no se debió haber hecho nunca. Primero porque sé que en el avión hay equipo suficiente para detectarlo apenas en el primer minuto de vuelo, segundo porque yo como piloto tengo equipos externos que tengo en mi casa, en mi teléfono, en la tablet, que me dicen las condiciones meteorológicas hasta el día anterior. ¿Qué pueden intensificarse?, ¿Qué pueden cambiar? Sí, pero están allí», expuso.

Martín Cuervo, piloto y profesional de investigación, prevención y predicción de accidentes aéreos, complementó esta idea y comentó: «Todos los accidentes aéreos empiezan en tierra. Este accidente se generó en tierra, no en el aire, por lo que tú dices».

Mal tiempo

Indicó que en el momento del viaje había un cumulonimbus (vientos de tormenta), que de acuerdo con la minuta el piloto Bernardo Azócar siempre bordeó, «pero ese borde es igual de peligroso».

Por su parte, el piloto Miguel Guevara, experto en este tipo de aeronaves conocidas como Beechcraft Super King Air, precisa que probablemente hubo una pérdida en las superficies de control, que son «superficies móviles que tiene la aeronave y que permiten que el piloto mediante la manipulación de los controles en la cabina, mantenga el avión bajo control y se dirija de la forma que pretende hacerlo», explicó.

«Según la información que yo manejo, es que exactamente 12 minutos después del despegue, el avión alcanzó 10 mil pies y después se precipitó a tierra. Nunca pasó de los 10 mil pies según la información preliminar. Pero yo vi en otra parte de nuevo, no le atribuyo el 100 % de la veracidad, pero algunos datos indican que entró en una data de 18 mil pies por minuto. Eso es un descenso en picada exorbitante bajo cualquier circunstancia, lo que apunta también a una pérdida de control», concretó.

Este sábado continuaron las labores de rescate de los cuerpos y partes de la avioneta de los Wolter siniestradA, pero hasta el cierre de la edición no hubo hallazgos importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio