¿Cómo la sal afecta el organismo causando enfermedades?

La gente ha estado utilizando la sal desde los albores de la civilización para procesar, conservar y mejorar los alimentos.

En la antigua Roma, la sal era tan importante para el comercio que a los soldados se les pagaba su salarium, o salarios, en sal, por ejemplo.

El valor de la sal era en parte como conservante de alimentos, manteniendo bajo control a los microbios no deseados y permitiendo que crecieran los deseados.

Fue esta notable capacidad para regular el crecimiento bacteriano lo que probablemente ayudó a impulsar el desarrollo de alimentos fermentados con la sal.

Estos alimentos van desde el chucrut hasta el salami, desde las aceitunas hasta el pan, desde el queso hasta el kimchi.

Cada vez hay más evidencia de que demasiada sal (específicamente el cloruro de sodio agregado para preservar y realzar el sabor de muchos alimentos altamente procesados) está enfermando a las personas.

Puede causar presión arterial alta y contribuir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. También se asocia con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de estómago y colon, enfermedad de Ménière, osteoporosis y obesidad.

¿Cómo una sustancia que antes se pensaba que valía su peso en oro pudo haberse transformado en algo que muchas instituciones médicas consideran un indicador clave de enfermedades?

Los grupos de presión de la sal pueden ser una respuesta a esta pregunta.

Y como gastroenterólogo e investigador científico de la Universidad de Washington, quiero compartir la creciente evidencia de que los microbios de las profundidades de tu intestino también podrían arrojar algo de luz sobre cómo la sal contribuye a las enfermedades.

Polvorín de presión arterial

El papel del sodio en la presión arterial y las enfermedades cardíacas se debe en gran medida a que regula la cantidad de agua dentro de los vasos sanguíneos.

En términos simples, cuanto más sodio hay en la sangre, más agua atrae hacia los vasos sanguíneos.

Esto conduce a una presión arterial más alta y, posteriormente, a un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Algunas personas pueden ser más o menos sensibles a los efectos que tiene la sal sobre la presión arterial.

Investigaciones recientes sugieren otra forma en que la sal puede aumentar la presión arterial: alterando el microbioma intestinal.

La sal provoca una disminución de los microbios saludables y de los metabolitos clave que producen a partir de la fibra.

Estos metabolitos disminuyen la inflamación en los vasos sanguíneos y los mantienen relajados, lo que contribuye a reducir la presión arterial.

Fuente BBC Noticias

31/3/2024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio