Turquía: derrumbe en mina dejó nueve desaparecidos y alertas de desastre ecológico

Un corrimiento de tierra en una mina de oro en la provincia turca de Erzincan ha sepultado a nueve mineros y amenaza con causar un desastre ecológico por la probable liberación de sustancias tóxicas hacia el río Éufrates, informa la prensa turca.

El derrumbe sucedió sobre las 14.30 (11.30 GMT) en una mina a cielo abierto cerca del embalse de Bagistas, a unos 90 kilómetros de la ciudad de Erzincan, en el este de Turquía.

El ministro del Interior turco, Ali Yerlikaya, ha confirmado a la cadena CNNTürk que de nueve de los 667 trabajadores de la mina están en paradero desconocido y que se ha iniciado su búsqueda. Hay 400 personas participando en esta tarea, dijo Yerlikaya, mientras que AFAD, el servicio de emergencias turco, confirmó el envío de equipos de rescate desde ocho provincias cercanas.

Yerlikaya precisó que el corrimiento de tierras se produjo en una masa de minerales extraídos de la mina y acumulados para su tratamiento químico, que ocupaban entre 0,8 y 1 hectárea y que el alud se dirige hacia un espacio abierto de 10 hectáreas.

Un vídeo difundido por la cadena NTV muestra una enorme masa de tierra que se desprende de una colina y luego avanza en estado líquido con rapidez por un estrecho valle.

La empresa que opera la mina, Anagold, ha difundido un comunicado en el que confirma el incidente, precisando que el corrimiento de tierra se produjo en un espacio donde los minerales auríferos se someten a lixiviación, es decir que quedan acumulados a cielo abierto y sometidos a un baño con cianuro para separar el oro de la piedra.

Investigarán causas del derrumbe de mina de oro

“Movilizaremos todos nuestros recursos para descubrir las razones de este incidente”, dijo la empresa a cargo de la mina.

El incidente ha causado enorme preocupación ya que la mina a cielo abierto, que se extiende sobre un área de unos 10 kilómetros cuadrados, se halla prácticamente en la orilla del río Éufrates, justo encima de la presa de Bagistas.

Si los minerales mezclados con cianuro alcanzan el río causarían un inmenso desastre no sólo para la fauna de la zona, sino que también envenenarían en al menos cien kilómetros de cauce, incluida la siguiente presa, las reservas de agua para uso agrícola y humano.

Fuente El Espectador

13/2/2023

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio