El papa Francisco se excusa por haber dicho que hay demasiado “mariconeo” en los seminarios

El papa Francisco «nunca tuvo la intención de ofender o expresarse en términos homofóbos, y pide disculpas a quienes se sintieron ofendidos».

Según publicó la oficina de prensa del Vaticano tras la polémica creada después de que el pontífice afirmase en una reunión con obispos que «ya había mucho ‘mariconeo’ en los seminarios».

«El papa Francisco conoce los artículos publicados recientemente sobre una conversación, a puerta cerrada, con los obispos de la Conferencia episcopal italiana (CEI).

El Papa afirmó en varias ocasiones: “¡En la Iglesia hay lugar para todos, para todos! Nadie es inútil, nadie sobra, hay sitio para todos. Tal como somos, todos nosotros», se lee en la nota del Vaticano.

Y añade: «El Papa nunca tuvo la intención de ofender o expresarse en términos homófobos».

El Santo Pontífice pide disculpas a quienes se sintieron ofendidos por el uso de un término, referido por otras personas».

Declaraciones del Papa que causan desconcierto y polémica

Este martes causaron polémica y desconcierto los artículos de los medios italianos en los que se aseguraba que el papa se había referido a que «ya había mucho mariconeo (o mariconería)».

Al parecer, el Papa usó la palabra – despectiva en italiano- ‘frocciagine’ (mariconería) durante la reunión con los obispos italianos el pasado 20 de mayo.

Esta declaración fue publicada hace un par de días en la página web Dagospia, que publica presuntas exclusivas informativas.

Según el diario ‘La Repubblica’ que cita varias fuentes anónimas que concuerdan en su versión, el Papa bromeando dijo que «ya había mucha mariconería» en los seminarios.

«Corriere della Sera» explica que según los presentes consultados «más que vergüenza, la frasee fue recibida con algunas risas incrédulas».

«Era evidente que el Papa no era consciente de lo ofensiva que resulta esa palabra en italiano».

El Papa quiso así reiterar la posición de la Iglesia con una instrucción del dicasterio del Clero que en 2005, con Benedicto XVI, y confirmada en 2016 con Francisco establecía que «la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión.

«No puede admitir en el seminario y en las Sagradas Órdenes a quienes practican la homosexualidad, tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la llamada cultura gay».

Con información El Nacional

28/5/2024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio